HomeCorporación

Excelencia en la gestión energética

Weidmüller ha sido galardonada con el prestigioso Premio GreenTec en la categoría de Producción por su concepto integral de eficiencia energética.

 

La planta de fabricación de Weidmüller, en la calle Niemeierstrasse de Detmold, ha recibido este reconocimiento por su ejemplaridad en la implantación de medidas de eficiencia energética integrales tanto en el edificio como en sus procesos productivos.

«Estamos muy orgullosos de este premio, que viene a ratificar que los esfuerzos realizados durante tantos años por nuestra empresa con vistas a fomentar la eficiencia energética han merecido la pena», afirma Harald Vogelsang, director financiero de Weidmüller, durante un descanso de la ceremonia de entrega de premios celebrada en Múnich, a la que asistió junto con Helene Derksen-Riesen, responsable internacional de gestión energética y de instalaciones.

«El Premio GreenTec supone, además de un honor, un estímulo para continuar perseverando en el desarrollo ecológico sostenible de nuestras soluciones».

 Helene Derksen-Riesen, Head of International Facility & Energy Management, and Weidmüller Chief Financial Officer Harald Vogelsang see the GreenTec Award as both an honour and an incentive

Helene Derksen-Riesen, responsable internacional de gestión energética y de instalaciones, y Harald Vogelsang, director financiero de Weidmüller, consideran el Premio GreenTec un honor y un estímulo.

Eficiencia energética como concepto integral implantado en la empresa

Weidmüller recibió el año pasado el reconocimiento oficial del gobierno alemán como empresa que protege el clima gracias a sus medidas para aumentar la eficiencia energética. Weidmüller entiende la eficiencia energética como un concepto integral que aplica dentro de la propia compañía.

 

«Las fábricas inteligentes y energéticamente eficientes son una realidad, no una visión de futuro», explica la Sra. Derksen-Riesen. La planta de Weidmüller en Detmold, terminada en 2011, es una demostración de que se pueden ahorrar anualmente hasta 1700 toneladas de CO2 integrando la producción y las infraestructuras.

 

«El alto grado de eficiencia se obtiene principalmente gracias a una concepción integral de la conservación de la energía y los recursos, que abarca desde la eficiencia energética de la envolvente del edificio hasta la innovación en los procesos productivos», concluye la Sra. Derksen-Riesen.