HomeCorporaciónWIN! Weidmüller Información y NoticiasEn DetalleActuar en lugar de reaccionar

Actuar en lugar de reaccionar

El sistema BLADEcontrol® de Weidmüller aumenta los ingresos y reduce los costes gracias a la monitorización constante de las palas y la detección de hielo en aerogeneradores.

 

Es bien conocido por todos que los coches están sometidos a constante supervisión gracias a los diversos sensores que llevan montados. Las funciones de diagnóstico informan oportunamente al conductor de cualquier cambio detectado antes de que se convierta en un problema. La monitorización constante es una forma de proteger el capital invertido de forma imperceptible en segundo plano, para incrementar, de este modo, la fiabilidad y seguridad operativa de los vehículos.

Sin embargo, en el caso de los aerogeneradores todavía existen muchos operadores que optan por no instalar sistemas de monitorización de palas, prefiriendo en su lugar llevar a cabo inspecciones visuales. Aunque esta práctica puede suponer un ahorro de dinero a corto plazo, con el paso del tiempo acaba suponiendo un riesgo muy costoso económicamente.

 Hans Schlingmann, Head of Energy Solutions

Hans Schlingmann, Head of Energy Solutions

Detección oportuna de daños

“Las tormentas, el hielo, los rayos y las ráfagas de viento someten las palas del rotor a grandes esfuerzos”, explica Hans Schlingmann, responsable de la división de soluciones para energía de Weidmüller. “Con frecuencia, los daños sufridos pasan desapercibidos y solo se detectan al ejecutar labores de comprobación rutinarias, cuando ya es muy tarde y no queda más remedio que realizar reparaciones de envergadura”.

 

Este problema puede resolverse utilizando un sistema de monitorización de estado que mida y analice de manera continua los cambios en las vibraciones normales de las palas. Así pueden detectarse a tiempo los problemas de fondo y planificar actuaciones de reparación proactivas.

Eliminación de riesgos

 

“Nuestro sistema de monitorización BLADEcontrol® supervisa constantemente el estado de las palas del rotor y transmite esta información online a los operadores sirviéndose de un código de colores: amarillo para notificar daños sin importancia y rojo para daños graves”, comenta el Sr. Schlingmann sobre la intuitiva lógica de codificación del sistema.

 

Cuando se detectan condiciones críticas, el sistema envía una señal a la unidad de control del aerogenerador, que procede a detener su funcionamiento para evitar daños como roturas de palas, por ejemplo. Paralelamente, todas las evaluaciones se transmiten al centro de monitorización de Weidmüller, donde personal experto analiza los datos y utiliza análisis de tendencias para elaborar recomendaciones de actuación concretas destinadas al operador. Para ello cuentan con la experiencia adquirida gracias a los aproximadamente 4000 años de operación combinada de sus 1500 sistemas instalados actualmente.

Además de los daños en las palas, el sistema BLADEcontrol® detecta también desequilibrios aerodinámicos, piezas flojas y alineamientos incorrectos de los bujes o del ángulo de paso de pala. El sistema de monitorización contribuye por tanto a aumentar la fiabilidad operativa a largo plazo del aerogenerador. La inversión en el control constante de las palas queda especialmente amortizada con el aumento de la disponibilidad del aerogenerador durante los meses invernales, momento en el que la función de detección de hielo con rearme automático demuestra todo su potencial.