HomeNoticiasNoticias de EmpresaInfraestructura de electromovilidad

Infraestructura de electromovilidad

Weidmüller ofrece un amplio e innovador catálogo de productos para infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos.

 

Las agendas políticas de todo el mundo están dando mucha importancia a la electromovilidad ya que está considerada como una forma realmente eficaz de reducir las emisiones de CO2. Por tanto, los coches eléctricos se convertirán en un elemento constante del tráfico en carretera y de nuestras ciudades.

Un millón de vehículos es un objetivo ambicioso que solo podrá alcanzarse si se cuenta con una infraestructura eficaz que se traduzca en una extensa red de puntos de recarga accesibles. La infraestructura de recarga prevista es clave para el éxito de la electromovilidad sencillamente porque, en la actualidad, la variedad de vehículos eléctricos viene determinada por la capacidad de acumulación de la batería. Para garantizar una usabilidad sin límites de las estaciones de recarga, Weidmüller refuerza los distintos sistemas de puntos de recarga y sus redes de comunicación con una gran variedad de componentes industriales estándar de gran calidad. Entre esos componentes se encuentran los bornes, los módulos de protección contra rayos y sobretensiones, los dispositivos de conmutación de red, los módulos Ethernet y los conectores macho con cableado, relés y optoacopladores incluidos, los componentes de conectividad para placas de circuito impreso y un módulo de radio GPRS. Asimismo, Weidmüller trabaja estrechamente con sus clientes para crear e implementar soluciones específicas para cada aplicación.

Infraestructura para la electromovilidad: Weidmüller ofrece un amplio e innovador catálogo de productos para puntos de recarga de vehículos eléctricos.

Para activar el proceso de recarga de su coche eléctrico, el usuario llama al número que se indica en el punto de recarga o envía un mensaje de texto desde un móvil. En cualquiera de los casos, el módulo de radio GPRS recibe y evalúa los distintos conjuntos de datos, como el perfil del usuario y la autorización, la hora de inicio, la hora de finalización y la cantidad de electricidad consumida. A continuación se abre la toma de corriente y empieza el proceso de recarga. Dependiendo del sistema disponible, el usuario puede elegir entre “normal” o “recarga rápida”.

Los relés y los octoacopladores se utilizan para llevar un control preciso del proceso de recarga. Se encargan de que los controles estén eléctricamente aislados y de que los interruptores de encendido/apagado de los distintos actuadores no se desgasten. Con toda una variedad de sistemas de conexión y ángulos de salida de cables, los componentes de conectividad para placas de circuito impreso garantizan de forma fiable unas conexiones seguras con el sistema electrónico de control y la gestión de carga. Los dispositivos de conmutación de red proporcionan la tensión de control necesaria a los equipos eléctricos instalados en los puntos de recarga. Estos módulos destacan por sus elevados niveles de fiabilidad, que se traducen en reservas de potencia y en un amplio rango de temperatura de funcionamiento. Asimismo, garantizan unos elevados niveles de fiabilidad de funcionamiento y una larga vida útil de los sistemas dentro de los puntos de recarga. Los conmutadores de Ethernet gestionados y no gestionados verifican los datos y la estructura y optimizan las vías y el horario del tráfico entre todas las redes de comunicación. De este modo se consigue una comunicación de datos eficiente entre los propios puntos de recarga, entre los puntos de recarga y el sistema de control en una “red de puntos de control” o directamente con la empresa central de suministro eléctrico. Los robustos conectores enchufables de Ethernet, equipados con una tecnología de contacto de gran calidad y con cables especiales de Ethernet, permiten disponer de una red con muchos puntos de acceso. Los módulos de protección contra rayos y sobretensiones garantizan un proceso de recarga impecable en el punto de recarga, incluso cuando haya tormenta. Y por último, pero no por ello menos importante, con propiedades como una elevada temperatura constante de funcionamiento y resistencia al fuego, los bornes, equipados con distintos sistemas de conexión, se pueden utilizar de forma fiable para conectar los numerosos cables instalados en los puntos de recarga.

Conclusión

Una infraestructura de recarga amplia y fiable en su funcionamiento es vital para que la electromovilidad tenga éxito en el futuro. Los componentes eléctricos y electrónicos probados de Weidmüller apoyan este objetivo y, con ello, fomentan el cambio hacia la electromovilidad.